Inicio > Alfabetización informacional > El nuevo papel del bibliotecario universitario como formador

El nuevo papel del bibliotecario universitario como formador

EL NUEVO PAPEL DEL BIBLIOTECARIO UNIVERSITARIO COMO FORMADOR

 
Hace ya casi diez años, se planteaba un debate en la lista Iwetel acerca del papel de los bibliotecarios de universidad como profesores, y de la relación que se establecía entre académicos y bibliotecarios. Este debate, fue recogido por El Profesional de la Información.
 
Entonces, cuando términos como Alfabetización informacional (Information Literacy) no aparecían en nuestra jerga profesional, se planteaban cuestiones que, con el paso de los años, se han ido materializando. Sirva como ejemplo este párrafo:

"Presentemos proyectos serios, razonados y factibles a nuestros responsables bibliotecarios y académicos y vayamos generando una conciencia clara (empezando por nosotros mismos) de que la información sobre la estructura, funciones, servicios, etc., de la biblioteca, la formación sobre fuentes documentales y bibliográficas, etc., nos corresponde hacerla a nosotros. Si comenzamos a valorar nuestras capacidades como ‘docentes’ podremos exigir a los docentes que nos tengan en cuenta".

Los proyectos se han ido elaborando a lo largo de estos últimos años. Se han realizado experiencias e investigaciones que, de un modo u otro, incidían en el papel del bibliotecario como formador, y que se han plasmado en publicaciones de artículos, comunicaciones y ponencias a Congresos, de los que ofrecemos una pequeña muestra ( 1 , 2 , 3 , 4 , 5 , 6 , 7 , 8 )

La conciencia se ha extendido en la Profesión. Se han elaborado normas, se han publicado manifiestos, realizado congresos y conferencias, creado grupos de trabajo. En muchos de los blogs bibliotecarios ( y 2 ) se dedica especial atención a la Alfabetización informacional ( y 2 ), a la ALFIN en el Espacio Europeo de Educación Superior y al E-learning ( 1 , 2 , 3 , 4 )

Nuestras capacidades como docentes se han desarrollado de forma espectacular. Del estereotipo de bibliotecario encerrado en su despacho, volcado en tareas "de puertas adentro", como mero intermediario entre la información y el usuario; se ha pasado a la imagen de un bibliotecario dinámico, con amplias capacidades de relación con docentes, investigadores y estudiantes, especialista en fuentes de información, preparado pedagógicamente y con el que hay que contar a la hora de desarrollar y aplicar los planes de estudio.

En la actualidad, y en el marco de la implantación del Espacio Europeo de Educación Superior, el papel del bibliotecario universitario como formador está cambiando de forma acelerada: ya no basta con ser un facilitador o difusor de las fuentes de información (a través, por ejemplo, de las actividades de formación de usuarios e instrucción bibliográfica), ha de convertirse en un agente básico para cumplir objetivos como la formación a lo largo de la vida, la capacitación en habilidades informacionales, y la recopilación, gestión y difusión de la información científica con el fin de generar resultados en la sociedad.

Sin duda, se abre un camino apasionante. Un reto para los bibliotecarios de universidad que requiere formación continua y apertura a nuevas tareas y responsabilidades por parte del personal; pero también reconocimiento profesional e institucional, por parte de los equipos de gobierno de las universidades.

 

——————————
Fernando Heredia Sánchez

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: